jueves

En Bogotá, cada noche antes de dormir, recapitulamos alegres:
“¡Qué bien, hoy tampoco me han matado!”

lunes

“No se envileció, a pesar de todo”
Honroso epitafio que tristemente podemos tallar en pocas tumbas.