jueves

¿Cuantos alcaldes incompetentes puede tolerar Bogotá antes de que todo estalle?

  • La última ocurrencia de Petro es gravar con nuevos impuestos a los habitantes de la Séptima para así financiar el futuro tranvía. O sea, que lo que queda de clase media y media-baja huirá en masa de la vía y sus veredas. Quedarán los ricos que, como pequeños emperadores caprichosos, exigirán más gentrificación aún. Gradualmente la Séptima se convertirá en una especie de apéndice del Norte. Sería el adiós definitivo al corredor verde, interclasista y de encuentro ciudadano que la carrera citadina más señera debería de ser.
  • En el fabuloso Urbanizaciones Piratas de Orlando Muñoz Neira se trata, entre muchos otros temas, la expansión urbana propuesta por Peñalosa y boicoteada sistemáticamente por gente como nuestro alcalde actual. Muñoz Niera dice que, con un déficit de vivienda como el que hay (faltan 250.000 viviendas) y un millón más de habitantes que se espera tener antes del 2015, en todos esos predios que rodean Bogotá se va a construir sí o sí: o por las buenas, planificando y tratando de respetar el entorno; o por las malas, con mafias, invasiones campesinas, reventa de lotes y cubriendo de basura los humedales (como ya pasó en el Sur en situaciones similares).
  • Bogotá hoy sería positivamente irreconocible si Mockus se contentara con parecer un inadaptado, no serlo. La alternancia como alcaldes por dos términos de Mockus y Peñalosa hubiera significado 16 años de buena gestión. Con el profesor, mimos y educación cívica, con el urbanista, infraestructuras y desarrollo.
  • Peñalosa ha perdido dos elecciones por el tema del Metro. O sea, por no prometer lo que sabe que la ciudad sola no puede hacer. Sin embargo, con su prestigio internacional, sus conocimientos de urbanismo y con la expansión crediticia de hace unos años, hubiera podido cubrir la ciudad con el Transmilenio, que es una meta mucho más realista. 
  • Petro acusó a Peñalosa de expandir horizontalmente la ciudad para beneficiar a los latifundistas que acaparan tierras en los alrededores. Mi amigo Luis, siempre muy bien informado, me cuenta que todo lo urbanizable en el centro fue adquirido hace tiempo ya por la familia Santo Domingo, así que la oligarquía sacaría tajada igualmente- o sea, que menos carreta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

como se parece la realidad urbanistica a si misma la mires desde la ciudad que la mires, todo es una especulacion en la que nosotros los de a pie nos vamos empujando para encontrar un utero de ikea a la medida y que no nos tenga media vida en el autobus