martes

INTEGRIDAD


Este fin de semana, en esa Zona Permanentemente Autónoma llamada Colegio Popular de La Prospe, ha acontecido el VII Encuentro del Libro Anarquista. Independientemente de las simpatías que se pueda tener o no con la causa, cualquiera que crea en la capacidad liberadora de la palabra tuvo motivos para disfrutar. Varios intelectuales proletarizados (o proletarios intelectualizados, quién sabe qué los define mejor) dieron charlas de gran calado y nada autocomplacientes ante una audiencia extrañamente amplia (no cabíamos en el recinto) y extrañamente receptiva (no es habitual ver jóvenes españoles aguantando sin rechistar tanta densidad intelectual).
La mayoría de los libros que se podían ver en la Feria era autoeditados o de editoriales marginales. Muchos demostraban erudición y profundidad -más desde luego que algunos manuales universitarios o/y ensayos hiper publicitados. También había fanzines, brillante medio de expresión underground, que creía sepultado con el advenimiento de Internet y que sin embargo mantiene el nivel, por lo que se pudo ver.
En un mundo en que las estrellas culturales se limitan a repetir argumentos vacíos y las luchas políticas han sido deconstruidas, siempre es aleccionados estos encuentros periféricos en los que conocemos personas que continúan en la contienda, sin renunciar ni a la acción ni a la inteligencia. Personas que simplemente no se han vendido.

1 comentario:

M. dijo...

¿Libro Anarquista?
¿Eso qué es, un libro que no se somete a las reglas ortotiporáficas, al índce de contenidos...?
Cuánta intensidad, Crispu.