jueves

MIRANDO HACIA ABAJO





¿Qué sucede, Ana?¿Por qué lloras?¿Quién diablos lastimó tu fina sensibilidad de mujer?

Corín Tellado, la autora en español que más ha vendido tras la Biblia y Cervantes, ha muerto ante la indiferencia de los media y los diletantes. Reconozco que nunca pude terminar ninguno de sus libros -y no por su extensión precisamente- pero creo que tenemos que leerla si queremos comprender algo más a los habitantes de las periferias del globo. 

Corín Tellado es como la pornografía, se pude vivir fingiendo que no existe, pero eso no merma su apabullante importancia social.

Como aprendimos con Orwell, la literatura popular tiene mucha más importancia política porque es la que llega a la clase obrera, que vive felizmente refractaria a las exquisiteces gafapastas. Aunque no nos guste, millones de personas (mujeres latinoamericanas principalmente) han llorado, soñado y crecido con la autora asturiana. 

Así que salgamos un poco de nuestra burbuja e intentemos ver qué conmueve a las masas. Yo estoy dispuesto a ver Torrente y a tragarme un partido de fútbol completo –bueno, estoy dispuesto...a intentarlo.

2 comentarios:

L.C. dijo...

Querido Mircea:
Salga usted de la burbuja, o caiga del guindo, para su información, más de dos catedráticos de Filosofía del Derecho y de Historia del Derecho, ex rectores, etc., militantes de partidos de izquierda, no se pierden un partido del Real Madrid, y si pueden ir al Palco, van de cabeza. ¡Cuántas clases se han acortado o no se ha dado por estas circunstancias!, a mi me ha tocado. "La vida es ansí".
Por cierto, me gustan sus cambios de formato en el blog. ¿Me presta algun libro de Corin Tellado?.

TERESHKOVA dijo...

Creo que no entiendo dónde quieres llegar, bueno, supongo que es tan sólo una queja... pero leí un artículo sobre Corín Tellado, había muerto... la verdad es que no creo que pueda leer un libro suyo, tampoco veo porqué lo tendría que pretender. Por otro lado, ¿"las masas", "los habitantes de las periferias del globo"? No se, me he acordado de una posía de León Felipe que interpretaba Paco Ibañez, la presentaba como una poesía de esperanza (¿te acuerdas?):
Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera...